miércoles, agosto 04, 2010

Vieja Correspondencia

A lo largo de los años, escribo, comparto y recibo críticas. La crítica más persistente y constante es muy sencilla y me golpeó con fuerza mientras revisaba cartas viejas. Comparto el pedacito de mi respuesta sólo por el gusto y para cambiarle al mood demasiado serio que trajeron las Variaciones. He aquí la mejor forma de describirme (claro, modestia aparte):

"Está chistoso, por cierto, casi todas las mujeres opinan que las mujeres deberían volverse locas por mí nomás leerme. Pero ninguna de las que lo opinan se vuelve loca. Jajaja Hasta mi mamá, cuando vio el Valle de los Gritos, en vez de felicitarme, me dijo "yo no sé como no tienes vieja....!" O sea, imagínate lo pinche antipático que he de ser, para que con todo y que soy un genio de la estética y el sentimiento, nadie se aviente el torito! Chale, necesito un trago...."

Qué triste ¿no?

2 comentarios:

Ferran D' Margarita dijo...

je je je, siempre coincidimos, no llego al punto tuyo, pero me acerco. sin embargo, ¿aun hay mujeres que se vuelvan locas por como escribe un autor?
y aunque no eres antipático si saliste especialito, je je je, un abrazo carnal...

Alvaro dijo...

Yo creo que mas bien se intimidan carnal, a mi me pasa igual... somos demasiado chingones jajaja!!