domingo, abril 08, 2007

No te soltaré

Te necesito. No me obligues a soltarte y no te sueltes de mí. No quiero ser ese silencio, no quiero ser la historia perfecta cuando ya nadie quede para leerla. Si me he construido, defendido, salvado. Si me aferré a la vida en todas mis posibles muertes, no ha sido para terminar así. No ha sido para pasar las noches llorando frente a la computadora porque mi cuerpo me dice que falta alguien, que hace frío porque todos los abrazos se han apartado de mí. Si llego a ti limpio, conciente al fin de mi irresistible, detestable y hermosa humanidad; incapaz de abandonarte, te juro que no es para que me obligues a soltarte. Necesito que alguien, por una vez, me tienda la mano y me diga “no te soltaré”.

Ya no puedo. No puedo esperar y no puedo soportar que mi mano quede inútil, separada. Estoy cansado, estoy vencido. Si tú no te quedas, nadie se quedará. Sabré que me equivoqué desde el principio, que cavé mi tumba y ahora tengo que quedarme en ella. Se llama soledad, se llama olvido. Yo escogí, yo fallé en la única decisión que podía salvar la vida y la perdí.

Dime que no vas a soltarme. Dime que no me dejarás nunca. Dime que no hay traición. O aceptémoslo de una vez. Somos humanos y estamos perdidos.

No me sueltes. No me obligues a soltarte. En bien y en mal, en triunfo y en caída. Juntos. Porque de otra manera, no vale la pena vivir.

Sábado, 07 de Abril de 2007
23:57 Hrs.

13 comentarios:

tu.politóloga.favorita dijo...

La mutua ayuda que se proporcionan las personas que se estiman es por demás hermosa. Se ayudan a crecer y para eso no hay pago alguno.
saludos!

Marifé dijo...

Yo también...

" Necesito que alguien, por una vez, me tienda la mano y me diga “no te soltaré"..."

Aunque esta idea la traigo desde hace pocos días atrás...

radikalgirl dijo...

Siempre existirá alguien que no te suelte aunque le ruegues que lo haga!!!...

te lo he dicho antes?... que hermoso escrito, alli esta tu alma..

saludos.

Belkis Araque "Bel" Niña Fresa dijo...

Aunque nos tomen, siempre seremos libres, pero es reconfortante la sensación de protección...

jo∂n w∂r dijo...

No te suelto! es mas te llevo de entrada por un heladito de chocolate y despues, despues platicamos de lo importante que es aquello de la aceptacion cuando pasen esas cosas que no queremos pero que irremediablemente algun dia pasaran!

anda andaaa ya despues al bar mas cercano a festejar!

Adriana dijo...

Yo me quedo, a escucharte, a leerte, a intentar ayudarte cuando me necesites...

Y aunque no sea yo esa persona que quizás necesites, puedo asegurarte que estaré detrás, o a un costado, o de frente, pero estaré contigo ahí, siempre, quizás no en persona, pero estoy aquí, contigo ahora, porque te estímo sin siquiera conocerte...

...ves que nunca se está completamente solo en la vida...

La chica que no recibe anillos de diamantes dijo...

No sueltes a nadie, agarrate y vive como usted sabe hacerlo.

scarlett dijo...

Y LA OTRA PERSONA PENSARA Y SENTIRA EN LA MISMA INTENSIDAD??

Erick dijo...

Gracias a todos por visitarme.

Mifavorita: Verdad, pura verdad.

Marifé: A todos nos hace falta, lo malo es que se tardan en llegar...

Radikal: Creo que así es, muchas gracias!

Niñafresa: Ese conflicto entre saberse libre y saberse protegido es fascinante...

Joan: La vida siempre gana y, de un modo u otro, teminaremos por soltarnos. Aún así, gracias y, si me lo permites, tampoco te soltaré. Y sí, al bar! al helado!

Adriana: No, nunca estamos sólos en la vida. Lo triste es que a veces nos inventamos la ilusión de la soledad.

Judith: Así sea!

Scarlett: Ese es el verdadero problema, es muy difícil coincidir en la intensidad...

Rosa azul dijo...

que lindo pero no me pondre cursi o me haras llorar yo quiero un abrazo y si me sueltas vuelveme a agarrar me da muchisimo miedo cuando me siento sola.
son muy bellas tus palabras

Erick dijo...

RosaAzul: No llores. Si haber sentiedo la soledad, no sabríamos sentir el amor.

andrea escudero enriquez dijo...

He de aceptar que lloré. Palabras precisas que llegan al lector de una manera sutil.

Erick dijo...

No creo que haya comentario más sincero para mis pobres palabras. Gracias Andrea.